Infección por HPV y su relación con el Cáncer de Cuello Uterino

Dra. Laura Fleider
Prof. Dr. Silvio Tatti

INTRODUCCION

Las enfermedades más frecuentes relacionadas a la infección por el virus del  Papiloma Humano son las verrugas genitales, en el hombre y la mujer y el cáncer de cuello uterino en la mujer.

Se trata de un virus de transmisión sexual, que puede estar en el organismo en forma latente por períodos de tiempo prolongados.

El Cáncer de Cuello Uterino es el Cáncer mas frecuente en la mujer, luego del Cáncer de mama.

Cada año se diagnostica Cáncer de Cuello Uterino a 500 000 mujeres en el mundo; y 273 000 mueren por año a causa del mismo. Las cifras para Argentina son: 4900 nuevos casos y 1600  muertes por año.

Es un Cáncer propio de la mujer joven. A diferencia de otros tumores, el cáncer de cuello uterino se puede prevenir, eso quiere decir que pueden detectarse lesiones preinvasoras que de no ser tratadas se convierten en un cáncer invasor.

Si se detecta una vez que se transformó en un cáncer invasor, deben realizarse tratamientos muy agresivos (cirugía, radioterapia, quimioterapia); y a pesar de los mismos la mitad de las pacientes que realizan tratamiento, mueren a causa de este cáncer.

Cuando hablamos que se puede prevenir, queremos decir que desde los años 60, gracias a los estudios de Papanicolaou y al desarrollo de la colposcopía, los ginecólogos podemos detectar alteraciones celulares en el cuello uterino, que si son tratadas correctamente evitan la aparición de un cáncer cervical invasor.

El cuello uterino es la parte del útero que se encuentra en el fondo de la vagina, es decir que es fácilmente visible por el médico en el consultorio.

Un nuevo avance en la prevención del cáncer de cuello uterino, se produjo a partir de la década del 80, cuando se descubrió al “Papiloma Virus Humano”, conocido por sus siglas en inglés “HPV”, como agente etiológico del mismo.

¿QUÉ ES EL HPV; CÓMO ME CONTAGIO, TRAE SÍNTOMAS?

El HPV es un virus muy pequeño que sólo se visualiza por técnicas microscópicas especiales y que infecta piel y mucosas de mujeres y hombres, y es ahí donde puede vivir y reproducirse.

La transmisión sexual es la vía mas frecuente de contagio, pero no es la única; también existe el contagio a través de las manos o la cavidad oral, mas raro es el contagio entre la madre y el recién nacido. A diferencia de otras enfermedades de transmisión sexual, el preservativo otorga una protección muy limitada para evitar su contagio porque al infectar piel y mucosas genitales puede estar en áreas que no estén cubiertas por el preservativo.

Al ser limitada la protección para su contagio, los estudios demostraron que más del 50% de las mujeres adquiere una infección por HPV en los 5 primeros años de inicio de sus relaciones sexuales.

Muchas de estas mujeres no se enteran nunca de su infección ya que el HPV no les produce ningún síntoma y desaparece del cuerpo. Otras veces les ocasiona lesiones que pueden aparecer meses o incluso años mas tarde de haber adquirido una infección por HPV.

 Mas del 50% de las mujeres se infecta por HPV en los primeros 5 años de relaciones sexuales

La mayoría desconoce que está infectada.

El HPV puede estar infectando desde  muchos años antes de ser detectado por el médico

Los riesgos mas importantes para infectarse por HPV son:

  • inicio de las relaciones sexuales a edad temprana
  • múltiples parejas sexuales o pareja con múltiples parejas sexuales
  • depresión del sistema inmunológico (por ej. aquellas mujeres que toman corticoides en forma crónica o que están infectadas por el HIV)

Hay muchos tipos de HPV, se los identifica a cada uno con un número distinto. Los tipos de HPV mas frecuentes en el tracto anogenital son: 6, 11, 16 y 18.

Además del cáncer de cuello uterino y de sus lesiones precursoras, son causantes de “verrugas anogenitales”, también llamadas “condilomas acuminados”

Los distintos tipos de HPV se agrupan en 2 grandes grupos:

“HPV de bajo riesgo oncogénico”: producen verrugas anogenitales o lesiones genitales de bajo grado que tienden a la regresión espontánea. En este grupo los mas frecuentes son los tipos 6 y 11.

“HPV de alto riesgo oncogénico”: están asociados a lesiones cervicales de alto grado y al desarrollo de cáncer, los mas frecuentes en este grupos son los tipos 16 y 18.

No todas las mujeres que se contagian de HPV van a desarrollar lesiones precursoras del cáncer cervical o cáncer cervical; algunas de ellas tienen posibilidades de producir una respuesta inmunológica de defensa adecuada y eliminar al virus del cuerpo o mantenerlo en cantidades tan pequeñas que resultan indetectables. Otras mujeres van a permitir que el HPV persista en el organismo y va a ser en ellas en quienes el HPV va produciendo daño en el mecanismo de replicación celular con el posible desarrollo de un cáncer invasor. Es por eso que el cáncer cervical se ve en las mujeres entre la tercera y cuarta década de la vida, a pesar que el contagio de la infección por HPV, generalmente coincide con el inicio de la actividad sexual.

Remarcamos entonces que estamos ante una enfermedad que necesita un tiempo de evolución, que su contagio se produce en mujeres jóvenes que de no acudir a realizar un control citológico y colposcópico de rutina y detectar lesiones preinvasoras que requieran tratamiento, va a avanzar al cáncer cervical.

Entre los tratamientos para curar las lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino contamos con la criocirugía, el laser, la electrofulguración con radiofrecuencia, el LEEP y la conización cervical. Es muy importante remarcar que todos estos tratamientos tienen como fin curar las lesiones producidas por el HPV, pero no sirven para curar la infección por HPV; es decir que luego de cualquiera de estos tratamientos, las mujeres continúan infectadas y con riesgo a tener lesiones nuevas.

De los distintos tipos de HPV conocidos, los tipos 6 y 11 están asociados aproximadamente con el 90% de las verrugas genitales y los tipos 16 y 18 con más del 70% de los cánceres del cuello uterino.

 HPV 6 y 11:  causan mas del 90% de las verrugas genitales
HPV 16 y 18: causan mas del 70% de los cánceres de cuello

CANCER DE CUELLO UTERINO, SUS LESIONES PRECURSORAS y SU RELACION CON EL HPV

El agente etiológico del cáncer de cuello uterino es el “Papiloma Virus Humano” (HPV).

Existen lesiones precursoras del cáncer cervical, son las llamadas lesiones intraepiteliales de cuello uterino (también conocidas como SIL: squamous intraepithelial lesion) son lesiones que no atravesaron la membrana basal del epitelio y que por lo tanto no pueden invadir ni diseminarse por el resto del cuerpo, como sí lo hace un cáncer invasor. Anteriormente a las lesiones intraepiteliales se las llamaba neoplasia intraepitelial cervical (también conocidas como CIN: cervical intraepithelial neoplasia), y anteriormente se las llamaba displasias de cuello uterino. Todos estos términos a veces siguen utilizándose por algunos ginecólogos, es por eso que los mencionamos para que toda mujer los conozca.

Lesión Intraepitelial (SIL) = Neoplasia intraepithelial (CIN) = Displasia de cuello uterino

Hay dos grados distintos de lesiones intraepiteliales:

Lesiones intraepiteliales de bajo grado (L-SIL: low grade squamous intraepithelial lesion), que incluye al Condiloma Viral Plano (CVP) y al CIN I ó displasia leve.Son lesiones producida por el HPV que rara vez avanzan a la invasión por lo que queda a consideración del médico, acorde a otros factores de riesgo de la paciente, la necesidad de realizar un tratamiento o seguir controles esperando una regresión espontánea.

Lesiones intraepiteliales de alto grado (H-SIL: high  grade squamous intraepithelial lesion), que incluye al CIN II ó displasia moderada y  CIN III ó displasia severa.Son lesiones que una vez detectadas deben ser tratadas porque presentan una alta posibilidad de avanzar hacia un carcinoma invasor. El CIN III ó displasia severa es el verdadero carcinoma “in situ” del cuello uterino.

 SIL de bajo grado (L-SIL)
  • Incluye al CVP y CIN I ó displasia leve
  • Pueden curarse solas (regresión espontánea)
  • Tratamiento: según criterio médico

SIL de alto grado (H-SIL)

  • Incluye al CIN II ó displasia moderada y al CIN III ó displasia severa
  • Deben tratarse siempre
  • Con un tratamiento adecuado se curan en el 100% de los casos

OTRAS LESIONES ASOCIADAS A LA INFECCION POR HPV

Además de las lesiones intraepiteliales del cuello uterino; el cáncer cervical y las verrugas anogenitales otros cánceres genitales están relacionado a la infección por HPV:

  • Cáncer de vagina
  • Cáncer de vulva
  • Cáncer de pene
  • Cáncer de ano.

Hay evidencias científicas que otros cánceres no genitales estarían asociados al HPV:

  • Tumores de cabeza y cuello
  • Tumores de la piel
  • Tumores de laringe.

Hay una enfermedad en la que se producen “papilomas” en la laringe que deben ser extirpados y requieren de múltiples cirugías por ser muy recidivantes:

  • Papilomatosis laríngea

INFECCION POR HPV EN EL HOMBRE

Los hombres también se contagian por el HPV por vía sexual, al igual que las mujeres. En la mayoría de los casos el virus no les produce síntomas ni lesiones genitales, entonces desconocen su infección y pueden transmitirlo a sus parejas sexuales. En otras ocasiones produce verrugas en el pene o en el escroto, que pueden extenderse a la región perineal y perianal. Si se trata de un HPV de alto riesgo oncogénico puede producir en el hombre cáncer de pene y de ano.

Este sitio es solamente para los residentes de Argentina

La información sobre temas de salud contenida en este sitio es únicamente de carácter educativo y no pretende reemplazar la consulta al médico. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar su problema de salud.